jueves, 2 de septiembre de 2010

Chamanismo Prueba corta #4 Material Examen #2 Primer Trimestre





Enlace a video: Chamanes del Mundo

Papel de los chamanes (85)
Los chamanes cumplen un papel central en las comunidades cazadoras y recolectoras, como depositarios de sabiduría. Su don es recibido por herencia, ocasionalmente por vocación, pero (86) suele exigir siempre pasajes de iniciación, consistentes en largos ayunos, retiros y, en ciertos casos, ingestión de alucinógenos. Suelen ser elegidos por familias y posteriormente por los espíritus, y deben someterse a un riguroso entrenamiento. (87) Entre sus funciones está comunicarse con los espíritus para corregir los errores de la comunidad a la que pertenecen, por lo cual también restauran la armonía entre el hombre, su mundo espiritual y el mundo físico.
No se atribuye a los chamanes el papel de sacerdotes, ya sea porque está asignado a otros individuos o porque no existe una clase sacerdotal. En este caso, toda la religiosidad tiene su centro en la figura del chamán, el único intermediario con los espíritus.
Comunicación con los espíritus (88)
Parte importante del prestigio del Chamán consiste en la creencia de que éste es el intermdiario para con el mundo espiritual al cual el chamán accede después de la práctica de un ritual que lo sume en un profundo trance. El chamán convierte a los espíritus de la naturaleza y de los hombres en sus "familiares". Los antropólogos que estudiaron el fenómeno del chamanismo, que se encuentra tanto en pueblos siberianos como entre los sintoístas de Japón, las tribus indígenas del Norte, Centro y Sur de América y las de Australia y Nueva Zelanda, aunque con nombres diversos, señalaron que pueden realizar "viajes" al mundo espiritual mediante estados modificados de conciencia y para recibir conocimientos. Con todo, el prestigio del chamán en la tribu deriva muy directamente de su poder de sanar. (89)
Curación de las enfermedades
La curación chamánica suele usar objetos y fetiches como el tambor. Los estudios sobre chamanismo indican que a veces, mediante hierbas, raíces, sustancias vegetales, sugestión o efecto placebo cumplen la función de curanderos, y realmente sanan. Por otra parte, se supone que su poder de sugestión produce efectos terapéuticos en quienes padecen pánico, angustia y otros desequilibrios psíquicos. Los estudios revelaron que tribus dominadas por los incas de América del Sur poseían conocimientos que les permitían controlar la depresión mediante el uso de fármacos obtenidos con una química rudimentaria.



El chamán ha sido definido como un practicante que experimenta un estado de éxtasis con el objetivo de conectarse con una realidad transpersonal (Eliade, 1964). Tiene la capacidad de salir de su cuerpo y, en un estado de trance, viajar a otras dimensiones o mundos para comunicarse con otros seres espirituales (Walsh, 1990).
(90) El viaje chamánico tiene tres propósitos principales: 1) encontrar el poder o el alma perdida de una persona enferma; 2) orientar a las almas de los muertos y 3) aumentar el conocimiento de otros mundos y de los seres espirituales.El término chamán se aplicó originalmente a sociedades de Siberia y Asia Central pero después fue extendido a sistemas alrededor del mundo. Ha sido aplicado indiscriminadamente para designar a practicantes conocidos en otras culturas como “brujos/as” , curanderos/as, magos/as, profetas, visionarios/as, entre otros.
(91)Para Eliade, el chamán es diferente a otros practicantes debido a que éste se comunica con los espíritus sin convertirse en instrumento de los mismos. El chamán no es poseído por los espíritus sino que en un estado de trance viaja a otros mundos para lograr comunicarse y en todo momento mantiene un control relativo de la experiencia.
El chamanismo ha sido descrito como “la profesión mas antigua” de la humanidad debido a que existe evidencia arqueológica que sugiere que se ha estado utilizando hace más de 20,000 años (Achterberg, 1985). Los chamanes fueron, probablemente, los primeros sacerdotes, sanadores, cuenteros, filósofos y dramaturgos. El estudio del chamanismo nos permite desarrollar una perspectiva más amplia en relación a los sistemas tradicionales de ayuda. Como tradición de ayuda que ha logrado trascender el tiempo y el espacio, el chamanismo contiene principios de sanación similares al espiritismo y la santería. Sin embargo, a diferencia del sanador espiritista y el santero, el chamán es un experto en las técnicas del éxtasis, es un viajero del tiempo y, mediante su imaginación, se transporta a una realidad no ordinaria. El chamán es además un intermediario entre su comunidad y los dioses. En ocasiones tiene que librar batallas de vida o muerte con seres transpersonales que atentan contra el bienestar del individuo y de la comunidad.
Los sistemas simbólicos de los pueblos cazadores de cualquier parte del mundo, y de muchas de las sociedades aldeanas más simples -añado por mi parte- son esencialmente chamánicos y comparten tantos rasgos básicos sobre el tiempo y el espacio que sugieren orígenes históricos y psicológicos comunes. Aunque originariamente el término chamán, literalmente “el que sabe” según una posible etimología o “aquel que está excitado” según otra, se conoció y difundió a partir del estudio del chamanismo siberiano moderno, su alcance es mucho más amplio, convirtiéndose en una palabra transcultural. (92) Los chamanes son individuos a quienes socialmente se les reconoce capacidades especiales para entrar en contacto con seres espirituales y controlar las fuerzas sobrenaturales. A pesar de este reconocimiento social no suelen actuar como especialistas a tiempo completo, y lo más normal es que además ejerzan otras ocupaciones, similares a las del resto de las personas de su comunidad.

(93) Hay una estrecha relación entre las prácticas chamánicas y la búsqueda individual de visiones. Normalmente los chamanes son personas psicológicamente predispuestas a las experiencias de trance extático. Solo una pequeña parte de sus conocimientos, como los que adquiere sobre las hierbas y plantas de virtudes mágicas, procede de técnicas de aprendizaje tradicionales. El resto no es fruto del estudio y la observación, sino de la experiencia del trance, que le permitirá volar hacia la esfera celeste o descender al mundo inferior, comunicarse con los espíritus, a los que en ocasiones violenta o engaña para conseguir sus fines, adquirir el lenguaje y el dominio sobre los animales, pudiendo incluso transformarse en uno de ellos, así como la clarividencia.

Como experto, el chamán domina las técnicas de la magia, la adivinación y la curación (Eliade: 1960; Rutherford: 1989) y es, al mismo tiempo, el aglutinador de los impulsos extáticos de la comunidad a la que pertenece.


Como tal ejerce una función culturalmente integradora de las percepciones de lo sobrenatural, dándolas un sentido concreto dentro del funcionamiento social del grupo, al que no es tampoco extraño su defensa contra las fuerzas sobrenaturales de carácter maléfico (Eliade, 1960: 387 ss). Una de sus funciones más importantes, junto a la de sanador y adivino o clarividente, es la de acompañar al espíritu de los difuntos a su lugar de descanso en el más allá. El chamán actúa entonces como (94) psicopompo o “conductor de almas”. Los chamanes desempeñan también un papel importante en el mantenimiento de la ley y el orden en sociedades preestatales culpando de las desgracias a chivos expiatorios que pueden ser matados o expulsados sin dañar la estructura de la unidad social.


(95) Las visiones y el trance chamánico.
Todo el complejo chamanista incluye alguna forma de experiencia de trance durante el cual se aumentan los poderes del chamán. Una forma frecuente de trance chamánico es la posesión, la invasión de su cuerpo por un espíritu. Mientras está en trance el chamán puede actuar como medium, trasmitiendo mensajes de los antepasados. En otras ocasiones, con la ayuda de los espíritus amistosos, los chamanes predicen acontecimientos futuros, descubren objetos perdidos, identifican la causa de la enfermedad, prescriben curas y dan consejos sobre cómo protegerse de las intenciones malvadas de los enemigos.

(96) Cualesquiera que sean el poder, el prestigio y el dominio que tenga el chamán, sin duda surgen de su más importante y único don: la habilidad en lograr el trance con el cual establece contacto con los espíritus. Aunque invisible para los demás el espíritu se cuelga en las espaldas del chamán o se coge a su cuello. Según los textos antiguos ésta era, precisamente, la manera en que Apolo descendía sobre la Pitia, en el momento en que se producía el éxtasis profético. Ejemplos de trances en lo cuales el chamán y el espíritu invocado son como caballo y jinete se encuentran en todo el mundo y la terminología ecuestre es usada para describirlo cuando se dice que el chamán está "montado" por el espíritu. Como sostiene Rutherford, tales experiencias podían muy bien ser la base de los relatos medievales, en que se dice que Satán montaba en una bruja o un hechicero.

(97) El método básico de la inducción al trance se basa en una combinación de la canción del chamán, el uso del tambor y la danza. Esto se reforzará con un rígido control de la respiración y, particularmente, con el uso de psicofarmacos. A pesar de que Eliade consideraba el uso de drogas como propio de un chamanismo degenerado y decadente que iba perdiendo el originario sentido de otras técnicas extáticas más complejas, los trabajos posteriores de autores como Harner, Furst o Schultes, han revelado lo incierto de tal apreciación. Tal y como sugiere el M. Harner (1976: 10) “Los escritos teórico han pasado por alto, en su mayoría, el hecho de que incluso este chamanismo implicaba muchas veces el uso de alucinógenos. Y así es posible leer libros enteros sobre el chamanismo o las religiones primitivas sin encontrar una sola mención a los alucinógenos, salvo al peyote. No obstante, si se investiga pacientemente por las bibliotecas, se pueden encontrar en muchas culturas pruebas arrolladoras del uso de estas sustancias en conexión con lo sobrenatural”.





Visión de mundo (98)
Para el chamán, (99) el universo está dividido en tres mundos: el mundo subterráneo, el mundo intermedio y el mundo superior (Vitebsky, 1995). A estos tres mundos se les conoce en varias culturas como “el árbol del mundo”. (100) En el mundo subterráneo se encuentran los animales de poder y los espíritus de los muertos. En este mundo (representado por las raíces del árbol) el chamán se enfrenta a todo lo que atenta contra la salud del individuo. También, en el mundo subterráneo se encuentran sus guías espirituales y las almas pérdidas de sus pacientes. El mundo superior (101) (representado por las ramas del árbol) es aquel en donde habitan los maestros espirituales, los ángeles, los dioses y los espíritus superiores. Los chamanes viajan al mundo superior para obtener conocimiento y sabiduría. (102) El mundo intermedio (representado por el tronco del árbol) es aquel en el cual viven los seres humanos y constituye la realidad ordinaria. Los chamanes pueden viajar a este mundo para controlar el mal tiempo y conocer lo que esta pasando en otros sitios. Estos tres mundos están conectados a través de un eje.
(103) La visión de la realidad del chamán es una de carácter animista, en el sentido de que el mundo y la naturaleza se experimenta llena de vida, energía e inteligencia (Cowan, 1996). Es por eso que el chamán considera posible conversar con los animales y las plantas, hacerse invisible y volar por los aires. En ese sentido, la realidad ordinaria es solo una de múltiples realidades que se manifiestan en el universo.
Etiología (causa de la enfermedad) y tratamiento de las enfermedades (104)
Para el chamán, una persona puede enfermarse debido a las siguientes causas: pérdida del alma, violación de un tabú, brujería, intrusión de un objeto y posesión espiritual. (105) El chamán considera que el alma de una persona puede dejar su cuerpo y por diferentes razones no poder regresar al mismo. Una de las razones para que el alma no pueda regresar es que puede ser atrapada por brujos y espíritus. Lógicamente, el tratamiento consiste en encontrar el alma y regresarla al cuerpo de la persona. Para esto el chamán tiene que, en un estado de trance, salir de su cuerpo y buscar el alma de la persona en el mundo subterráneo, recuperarla y devolvérsela al individuo.
(106) La segunda causa por la cual una persona puede enfermarse, violación de un tabú, se refiere a cuando una persona se comporta de forma indebida y transgrede las normas morales de la comunidad. Los tabúes pueden incluir alimentos que no se pueden comer y rituales que prescriben lo que se debe o no se debe hacer. La persona que ha violado algún tabú va a experimentar síntomas físicos y emocionales, y para ayudarla, el chamán estimula la confesión pública de parte del trasgresor.
(107) El tercer tipo de causa, brujería, se refiere a la idea de que una persona puede enfermarse debido a la intención malévola de otra persona, la cual es conocida por brujo. Usualmente, el chamán trata de contrarrestar esta influencia devolviéndola al que la originó para que así el poder malévolo pueda ser destruido.
(108) En el chamanismo también se cree que las enfermedades pueden ser causadas por objetos que entran al cuerpo de la persona y deben ser removidos para que recobre la salud. La intrusión puede ser desde una piedra hasta animales tales como arañas y lagartijos. El chamán tiende a remover las intrusiones chupando fuertemente con su boca en la parte del cuerpo en donde está localizada la misma.
(109)Por último, una persona puede enfermarse debido a que su conducta está siendo controlada por los espíritus. Esta posesión lleva a la persona a comportarse anormalmente y a experimentar síntomas como mareos y ataques de coraje.


(110) El chamán puede tratar de llevar a cabo un exorcismo de las siguientes maneras (Rogers, 1982):
1. Puede conversar con el espíritu con el objetivo de persuadirlo para que no intervenga más en la vida del individuo.
2. Puede enviar a su guía espiritual para que luche con el espíritu y éste decida abandonar el cuerpo de la persona.
3. Puede utilizar métodos que hagan que el cuerpo de la persona poseída no sea un lugar agradable para el espíritu. El chamán puede darle al paciente una poción con un sabor desagradable. También, el cuerpo del paciente puede ser cubierto con orina y excremento para obligar al espíritu a salir del cuerpo.
4. Puede utilizar amuletos u objetos que tengan el poder de repeler los espíritus causantes de enfermedad.
(111) El chamán considera que la enfermedad puede ser transferida del paciente a objetos animados o inanimados, tales como animales, piedras y vegetales. El chamán puede también transferir la enfermedad del paciente a su cuerpo para después expulsarla del mismo en un lugar apartado.
(112) Para el chamán, el propósito de la práctica de la sanación no es evitar la muerte ni el dolor sino ayudar al individuo a conectarse con su alma y encontrarle significado a la vida. Desde esta perspectiva, la enfermedad tiene su origen y significado en el mundo espiritual. Tener salud significa estar en armonía con las diferentes dimensiones de la vida (Meadows, 1991).

(113) Existen numerosas definiciones: (114)
• "Entre los siberianos y otros grupos de todo el mundo con creencias análogas, es la persona a quien se le atribuyen poderes para curar a los enfermos y comunicarse con el mundo del más allá" (The New Encyclopedia Británica; 1989)
• "Curandero indígena que altera deliberadamente su conciencia a fin de obtener conocimiento y poder proveniente del mundo de los espíritus para ayudar y curar a los miembros de su tribu" (Krippner; 1988)
• Entre los Ojibway en Canadá " es la persona, hombre o mujer que experimenta, absorbe y comunica una especial forma de apoyo, de poder sanador" (Grim; 1983)
• "El que conoce las técnicas arcaicas del éxtasis" (Eliade) (115)
• "Una persona a la que se le atribuyen poderes especiales para comunicarse con los espíritus e influir sobre ellos disociando su alma de su cuerpo. Los espíritus le ayudan a realizar sus tareas que incluyen descubrir la causa de las enfermedades, del hambre y de cualquier desgracia, y de prescribir una cura apropiada.

• Se les encuentra entre los siberianos y otros pueblos asiáticos; su actividad se desarrolla también entre otras muchas religiones y con otros nombres (The Cambridge Encyclopedia, 1990).
• "Una persona dispuesta a confrontar los más grandes miedos y sombras de la vida física". Y en función de los resultados: "Un curador que ha experimentado el mundo de las tinieblas y que ha confrontado sin miedo su propia sombra tanto como lo diabólico de los otros y que puede con éxito trabajar con las fuerzas de la oscuridad y de la luz" (Sams; 1990) (116)
• "Un guía, un sanador, una fuente de conexión social, un mantenedor de los mitos del grupo y de su concepción del mundo" (Walsh; 1990).
• Sirve también para referirse a alguien que está "hiperactivo, excitado o en movimiento", o que es "capaz de calentarse a sí mismo y practicar austeridades" (Walsh; 1990)








• "Técnico arquetípico de lo sagrado. Su profesión se desarrolla en el espacio que une la imaginación mítica y la conciencia ordinaria" (Larsen).
• "Persona de cualquier sexo que tiene un especial contacto con los espíritus (entendidos como fuerzas no fácilmente evidenciables) y capaz de usar su habilidad para actuar sobre aquellos que están afectados por esos mismos espíritus" (Harner). (117)
• "Gran mago y sacerdote de ciertos pueblos primitivos, en especial del Norte de Asia. Entre los más famosos se cuentan los chamanes de Siberia" (Diccionario de las C.O.); El Manual Moderno (1985).
• Chamanismo: "El arte eterno de vivir en armonía con la creación" (Matthews en "The celtic shaman". 1991).
(118) Hay tres elementos clave para definir como chamanes a quienes:
• Pueden voluntariamente entrar en estados alterados de conciencia.
• En esos estados se experimentan a sí mismos "viajando".
• Y utilizan esos viajes como un método para adquirir conocimiento o poder y para ayudar a la gente de su comunidad". (Walsh, 1990).
(119)